Se desconoce Datos Sobre Atrevidas Vip

Al primer discurso analizado se le superpone un segundo argumento esgrimido: el “error” de pretender modificar en algún cargo aquello que será reconocido como vínculo “ostensiblemente deudo”. No sólo el espacio no era el correcto para ese tipo de tratamientos (primer argumento), sino que Adicionalmente el debate en sí mismo carecía de fundamento puesto que tanto el desposorio como la clan anteceden (temporal y lógicamente) a la ralea.

Para abordar la movilización política de gays, lesbianas, travestis, transexuales, transgéneros, bisexuales e intersexuales es necesario tener en cuenta que el retorno a la democracia en el año 1983 implicó un proceso de liberalización de los discursos y las prácticas relativos a la sexualidad en Argentina. El restablecimiento de las garantíGanador referidas a los derechos individuales y la progresiva legitimación del discurso de los derechos humanos posibilitaron la difusión de representaciones favorables al ejercicio de la diversidad sexual. Desde fines de la decenio de los ochenta se desarrolló un proceso de creciente intervención en el espacio conocido de distintas organizaciones sociales y políticas integradas por gays y lesbianas. En la lapso de los noventa, travestis y transexuales se movilizaron para hacer percibir sus demandas. En torno a fines de los primaveras noventa participantes y analistas coinciden en señalar que la multiplicación de identidades es el signo de los tiempos: algunas voces comienzan a articular reivindicaciones en nombre de bisexuales, transgéneros e intersexuales. La movilización política se concentró especialmente en la Ciudad de Buenos Aires, aunque paulatinamente se ha extendido a otros centros urbanos del país. El contexto temporal y regional de articulación de los reclamos de derechos en nombre de la disparidad sexual está signado por los procesos de proliferación de discursos y bienes relacionados con la invasión mundial de sida y por la conformación de redes internacionales que trabajan en la defensa de los derechos sexuales y los derechos reproductivos (Pecheny, 2001; 2003). El examen estatal y social de derechos y las posibilidades de obtención de bienes son diferentes entre estas y estos sujetos.

Tenés que estar muy segura y ser muy cachas como para saber cómo lo va a tomar tu hijo. Creo que los primeros cinco, seis primaveras son los más lindos, pero no te olvides que a posteriori el nene crece y te tenés que bancar cómo va a ser la osadía de él. Porque, como puede tomar decisiones hermosas, aún puede querer irse o querer otra clan. Es muy difícil, es diferente con la Parentela heterosexual, porque lo podés aguantar más… Creo que en general la vida de los homosexuales no es tan fácil.

La intención de este artículo es suscitar algunas trayectorias biográficas que problematizan la heterosexualidad como categoría identificatoria y clasificatoria en Argentina. Esta fenomenología de las prácticas y discursos denominados aquí como “heterosexualidades flexibles” intenta identificar, de acuerdo con sus condiciones de producción, prácticas, experiencias e inclusive identidades de hombres que se definen a sí mismos como heterosexuales y que alteran, de algún modo, el canon de las metáforas genéricas de diferenciación y caracterización erótica dentro de la matriz heterosexual hegemónica. El uso de la adjetivación “flexible” rebate a la caracterización nativa de la experiencia de un entrevistado que definió este tipo de prácticas como una flexibilización de la heterosexualidad sin salir de la misma, es opinar, identificarse como otra cosa. En la medida todavía que cada fenómeno impone su propio método para ser estudiado, la temática propuesta amerita un diseño de investigación emergente y exploratorio que pueda adivinar cuenta de voces y prácticas culturales precariamente –o nunca– abordadas con un carácter irrefutable desde las ciencias sociales. 98 carlos eDuarDo Figari Entender la heterosexualidad significa definir la propia sexualidad en cuanto ésta implica un conjunto de relaciones sociales que son específicas histórica y culturalmente y que tienen como matriz la dupla diferenciación heterosexual-mariquita y hombre-mujer. La sexualidad no es anterior a sus condiciones de producción históricas en el mundo occidental. Por eso el uso del término “dispositivo” para referirse a ella alude a la crítica genealógica de Foucault, preclara en desmontar el efecto ideológico que naturalizó la sexualidad en la modernidad desde un punto de traza etnocéntrico. Desde esta perspectiva, la tecnología del poder que crea los saberes sobre el sexo, a través de la circulación de los discursos y su control, produce una multiplicación y no una excepción de las sexualidades clasificándolas en un conjunto de sexualidades periféricas.

Manuel (27 años) tiene temor a la hora de intentar seducir a otros hombres en la calle, con lo cual el chat le da la oportunidad de contactarse de una forma no física, sino más acertadamente desde lo verbal:

.. 83 Por otro ala, la constante inminencia del quiebre de las relaciones virtuales empuja a los usuarios del chat a elaborar estrategias. Una de ellas, presente en los testimonios, consiste en ocultar o mentir acerca de algunas características físicas vinculadas al peso y la perduración intentando adaptarse a los probables gustos del interlocutor. Otra es proponer “temas serios” de conversación tales como el trabajo o el estudio, para Ganadorí obtener una “buena reputación” dando una imagen que ellos califican como “confiable”. Carlos presenta sus propias estrategias que tienen como fin cerciorarse la prolongación de la charla a lo dilatado del tiempo. Cuando se ve atraído por un hombre, intenta conseguir el messenger y, de esta forma, procura un nuevo contacto en el corto plazo, y Triunfadorí darle cierta continuidad al vínculo. Una momento en el messenger, Carlos clasifica a las personas de acuerdo a un grupo de categoríGanador para obtener memorar dónde conoció al otro hombre. Él relata:

rable de la construcción de un adversario. […] En cierto modo, todo acto de enunciación política a la tiempo es una réplica y supone (o anticipa) una réplica. Metafóricamente podemos sostener que todo discurso político está habitado por otro negativo” (Verón, 1987: 16). Sería objeto de un expansión más extenso describir las diferencias al interior del Agrupación que se pronunció contrario a la beneplácito de esta calidad. Las referencias a legisladores son sólo ilustrativas y no se consideran sus adscripciones partidarias, sin embargo que el objetivo de este trabajo es el de acudir algunos de sus argumentos. 5 lazos en torno a la unión civil... 153 si hubiera sucedido en otra jurisdicción6. Por otra parte, este debate es un nuevo “coincidente”7 en la relación entre Estado y sociedad civil en asuntos vinculados a la disparidad sexual en la Argentina por cuanto se inscribe en un diálogo iniciado previamente: el ingreso de demandas de la comunidad GLTTBI y de las propias organizaciones como interlocutoras políticas en el ámbito de las instituciones legislativas de la C.A.B.A. puede encontrar su origen en el momento de debate y posterior aprobación de la Constitución de la Ciudad en 19968. En ese primer aproximación todavía se sentaron las bases de alianzas entre algunas de estas organizaciones y legisladores y legisladoras de diversos partidos que habili6 7 8 La provincia de Río Sable es la única que cuenta con una índole de Unión Civil (muy similar a la porteña). Con escasamente cuatro díFigura de diferencia entre la consentimiento de una y otra calidad (13 de diciembre de 2002 en la Ciudad de Buenos Aires y 17 del mismo mes en la provincia de Río Negro) es significativa la diferencia de interés suscitada por singular y otro debate: mientras que todos los medios masivos de comunicación de inteligencia nacional cubrieron la aprobación de la condición porteña, no fue Triunfadorí en el caso rionegrino. Incluso la Iglesia Católica sólo se pronunció sobre el primer debate. Tomamos este término del sin embargo clásico trabajo de Oszlak y O´Donnell (1995: 108): “Las políticas estatales serían algunos ‘acordes’ de un proceso social tejido en torno a de un tema o cuestión.

La verdad que si Leer mas yo soy una lesbiana desempleada que vivo en Ezeiza no me movilizaría antes de poco convocado por la CHA [Comunidad Puto Argentina], ni siquiera de la Marcha del Orgullo convocada por la CHA, porque, digo, no están hablando de mí, ésa no es mi identidad, porque mi identidad sería de desocupada, trabajadora desocupada, de escaso… (Laura, instigador lesbiana, Izquierda GLTTB). Evitar la postulación de una identidad monolítica de las y los sujetos que desafían a la heteronormatividad y, al mismo tiempo, articular reivindicaciones políticas para pelear para pasar las desventajas que las y los afectan es un desafío complicado (Butler, 1990; Duggan, 1998; Arditi y Hequembourg, 1999; Bell y Binnie, 2000; Gamson, 2002). Algunas de las interpretaciones elaboradas durante las entrevistas dan cuenta de la prioridad otorgada a las experiencias vinculadas con la clase social sobre las desventajas derivadas del orden de géneros. En otros casos, se argumenta la penuria de incorporar los reclamos vinculados con la opresión fundada en la heteronormatividad a otras luchas contra mecanismos alternativos de subordinación que operan en nuestra sociedad: 226 aluMiné Bronceado Para nosotros no es tan importante crear un movimiento GLTTBI como, que sí nos parece importante, que las luchas emancipatorias articuladas en torno a la antirrepresión tomen la demanda GLTTBI (Pablo, instigador gay, Área de Estudios Queer).

Como en tantos otros debates referidos a temáticas vinculadas con la sexualidad, un tercer argumento esgrimido para rehusar la condición fue el hecho de tratarse de asuntos privados protegidos por el artículo 1913 de la Constitución Nacional13.

Cuerpo: recipiente en el cual venimos al mundo, poder notar a Milagros, moverse, coger… y cuerpo de mujer, somos mujeres… Es increíble cómo el cuerpo de una mujer puede alcanzar vida… (Paula, 25 años, sin hijos). Las entrevistadas aludieron asimismo a lo estético en el sentido de que completaba una “performance de apartado”, en términos de Butler (2001). Es asegurar, completaba la presentación de la persona en la situación de interacción, sobre todo en relato a su identidad genérica. También mencionaron en todos los casos que la comunicación de afecto a través del contacto físico era de fundamental importancia en la relación con un hijo. Sin embargo, las mujeres entrevistadas que tenían hijos lamentaban una cierta incomodidad para expresarse sentimentalmente en el ámbito físico, les preocupaba especialmente cuando se trataba de la relación con sus hijos. Las mujeres entrevistadas que no Escorts Iquitos habían tenido hijos aún manifestaron disgusto con el proceso del inconveniente, las lesbianas Frente al DileMa.

I: Tenía una fiesta de un amigo y sabía que todos iban a estar perfectamente vestidos... como para ir a misa... y me dio bronca, entonces me dije: “voy a ir más travesti que nunca”. E: ¿Y qué te pusiste? I: Una minifalda hipercorta, botas altas, unas calzas debajo de la mini, un peluchito Triunfadorí arriba, tacos acertadamente altos... quería provocar... estaba re travesti. [...] Si quiero dar el perfil de 140 laura zaMbrini la travesti puta y drogadicta me pongo una minifalda, un topcito, unos tacos... y luego está. Si quiero ir a la atribución voy a tratar de acaecer como una más... aceptablemente desapercibida... admisiblemente seria... porque es molesto que te miren, y más por ser distinta... yo trato de que nadie lo note, y de hecho casi nadie lo nota... pero yo tengo una vida muy distinta, no sé que es la prostitución ni la marginalidad (Ana, 30 primaveras). I: Abertura, yo me considero distinta, tuve la posibilidad de observar mucho, de cultivarme. Terminé el secundario y estudié psicodrama... diseño de interiores... toda mi vida de travesti fui acompañada por mi grupo... cuando todas las chicas son echadas de la casa, viven en un bullicio de travesti, de fármaco, de promiscuidad, de pérdida de Títulos (Vivian, 36 abriles). Para las entrevistadas, los juegos de las apariencias atraviesan la identidad y la presentación de sí mismas en el mundo social aludiendo por momentos a la figura de la mujer sexy contra el prototipo de la mujer seria.

En los últimos quince primaveras, las organizaciones que conforman el movimiento GLTTTBI articularon una variedad de políticas para muletear con los estereotipos y promover la valoración positiva de la diferencia sexual. Bellucci y Rapisardi (1999: 50) señalan que, a partir de la plazo de 1990, “una de las iniciativas privilegiadas fue la denominada ‘política de la visibilidad’, un conjunto de estrategias de crítica y creación de nuevos patrones sociales de ‘representación, interpretación y comunicación’.

Era un exitoso profesional del campo sumarial y gozaba desde hacía proporcionado tiempo de una óptima situación económica. Gran humorista, inteligente e irónico, últimamente había sido dueño de una soberbia a menudo hiriente para los pocos amigos que le quedaban. Al igual que el autor de este escrito, los amigos no se sorprendieron con la novedad. Estoy seguro de que ellos hicieron como yo: imagino que de inmediato se pusieron a contabilizar los episodios anteriores de análogo tenor que

12 Consigna de la XV Marcha del Orgullo GLTTBI (Gay, Lésbico, Travesti, Transexual, Bisexual, Intersexual) realizada en la Ciudad de Buenos Aires en el año 2006. [On line]. Arreglado el 11 de abril de 2007 en . la invisibiliDaD coMo inJusticia... 233 en las representaciones presentes en los medios de comunicación acerca de Website las sexualidades no heteronormativas (Pecheny, 2003; Meccia, 2003; 2006)13. Una utensilio de incidencia que ha concentrado esfuerzos de múltiples sujetas y sujetos y organizaciones ha sido la celebración anual de Marchas del Orgullo desde el año 1991. Este evento se construyó simultáneamente como un ámbito de sociabilidad, como un hecho cultural ligado a la valorización de la diferencia sexual y como un espacio político en el que tienen punto disputas entre organizaciones y activistas respecto de la agenda de reclamos del movimiento GLTTTBI (Figari et al., 2005; Jones, Manzelli y Libson, 2005). La Marcha del Orgullo es organizada por un conjunto variable de agrupaciones integradas por gays, lesbianas, travestis, transexuales, transgéneros, bisexuales e intersexuales. Las primeras ediciones se denominaron Marchas del Orgullo Gay-Lésbico. En los primaveras sucesivos se fueron incorporando sujetas y sujetos a la convocatoria, como resultado de las demandas de diversos colectivos para ser incluidos en este ámbito. La edición del año 2006 se llamó “XV Marcha del Orgullo GLTTBI” y la consigna fue “Somos todas y todos maravillosamente diferentes”.

Comments on “Se desconoce Datos Sobre Atrevidas Vip”

Leave a Reply

Gravatar